divendres, 6 de març de 2009

De tot això, en fa trenta-tres anys


L'atzar ha volgut que avui, quan falten dos dies per celebrar el Dia de la Dona Treballadora, a les golfes hi trobés una crònica de 244 pàgines de Teresa Pàmies sobre les Jornades de la Dona que es van celebrar a Barcelona del 27 al 30 de maig del 1976. El llibre, des de la primera fins a la darrera ratlla, és el mirall de l'efervescència d'una societat en canvi que decideix reflexionar sobre una de les seves parts més oprimides: la dona. Totes i cadascunes de les veus que es van sentir o pressentir, a fora i a dintre de les jornades - els partits polítics, els editorials dels diaris, les ponents, els sindicats, els intel·lectuals... - hi són presents. Però el valor del document arriba més enllà. Aquest mirall sonor tan nítid, a més, se superposa sempre i d'una manera molt honesta amb el de la veu de l'autora. La veu de la Teresa Pàmies compromesa amb els moviments feministes i d'esquerra de la transició. La veu de la Teresa Pàmies periodista, amb una increïble capacitat d'observació, d'empatia i de crítica. I la veu clara i valenta de la Teresa Pàmies dona que es commou amb les paraules d'una noia que, entre altres coses, no està d'acord amb l'avortament i afirma que Jo crec que la dona és, primer que res, esposa i mare”.

La noia rossa ha de callar. Molt atordida, deixa la Taula i, no sé per què, el seu gest desemparat enmig de les feministes radicals que la xiulen, m'arriba al cor. Tinc la sensació que aquesta noia volia comunicar-nos neguits autèntics.

L'últim capítol, Els que no saben res, transcriu el resultat d'una enquesta feta pel desaparegut Diario de Barcelona a gent empaitada a l'atzar. Paga la pena de llegir-lo.

LA PREGUNTA: ¿Ha oído hablar alguna vez de feminismo? ¿Qué entiende usted por liberación de la mujer?

LES RESPOSTES:

1. No. La liberación está muy bien hasta cierto punto, pero sin pasarse. Que la mujer quiera estar al mismo nivel del hombre, pero sin sentirse superior. Por ejemplo: si una mujer con carrera está casada con un hombre que no la tiene y él no quiere que ella trabaje, no debería hacerlo, a no ser que pasasen necesidad. De lo contrario, chafaría al marido.
Puericultora. 19 años.

2. Sí. Eso de la liberación es un tema demasiado explotado. Está bien que las mujeres quieran liberarse, pero que vayan al grano. Miran nada más que para ellas. La liberación ha de ser una cosa justa. Los hombres necesitamos liberarnos tanto o más que ellas.
Delineant. 27 anys.

3. ¿Feminismo? No sé qué quiere decir. La liberación de la mujer, ya. Me parece muy bien. Ya era hora. Aunque la mujer no ha de pretender ser igual que un hombre. Perdería su feminidad. Si quiere ser libre del todo, que puedan mandarla a la guerra como el hombre. Por eso, yo no quiero ser libre, quiero ser mujer y que me manden, que me empujen a hacer las cosas. En España no estamos preparadas para la liberación.
Empleada de comerç. 37 anys.

4. No he oído hablar de feminismo. Pero me parece estupendo que la mujer tenga un poco de libertad, siempre que cumpla con su deber. O sea, que sin hacerse una esclava cuando se case, esté a las horas en casa, sobre todo por la noche, y que no se vaya a excursiones sola.
Mestressa de casa. 40 anys.

5. Sí. Pienso que la mujer está doblemente oprimida, por el capitalismo y por el hombre. La liberación en este segundo aspecto ha de ser obra de ella misma. Por eso apoyo un movimiento autónomo de las mujeres, al margen de los partidos políticos. La creación de este movimiento es importante, ya que incluso en sociedades socialistas la mujer continúa oprimida. La lucha debe comenzar desde ahora, aunque su liberación definitiva sólo puede venir con el derrocamiento del capitalismo.
Economista. 28 anys.

6. Sí. La liberación me parece una aspiración lógica de la mujer, que ha estado sometida hasta ahora. El debate sobre este tema me parece importante para ir buscando soluciones a medio y largo plazo.
Administratiu. 29 anys.

7. He oído hablar de feminismo. Algunas de las cosas que se proponen me parecen acertadas. Por ejemplo, que la mujer pueda salir al extranjero sin permisos del hombre. Pero otras me parecen absurdas, como el querer igualar los sexos. Hay oficios que nunca podrán ser desempeñados por una mujer.
ATS, 30 anys.

8. Sí. He asistido a les Jornades de la Dona. La liberación deber ser en el sentido de que cada una haga lo que quiera, sin dependencias. Antes, para que una chica se pusiera pantalones, tenía que contar con la autorización paterna, la del novio – si lo tenía – y hasta con el visto bueno de los vecinos – lo que era bien difícil -. Ahora, a la mayoría de las mujeres les pasa lo mismo cuando quieren hacer cualquier cosa en política, o en otros campos considerados exclusivos del hombre.
Auxiliar de jutjat. 20 anys.

9. Con este asunto muchas mujeres se están creando demasiados problemas. Ella sola es la que debe sentirse libre.
Oficial comptable. 24 anys.
o
10. No. Estoy al margen de esas cosas. Me gustan las señoras y me han gustado siempre. Es todo lo que puedo decir.
Comerciant. 68 anys.

De tot això, en fa trenta-tres anys.
o
o
o
Foto: Flickr (Yester Prints)

4 comentaris:

Carme ha dit...

Només 33 anys!
Va bé de llegir-ho ... potser si que mica en mica anem canviant, oi?

papallonesenlallum ha dit...

si, sembla increible! pero encara queda un llarg camí per endavant. ma mare em va dir un dia!, tu rai que tens un home que et deixa fer de tot, així que encara falta canviar mentalitats masculines en elles i en ells.
un article molt interessant.
Gracies.

la Teresa ha dit...

Sí: encara falta canviar moltes mentalitats, però llegint el resultat d'aquesta enquesta queda clar que les coses han canviat. De vegades paga la pena recordar on érem i on som.

HADA ISOL ha dit...

tens la clau...

http://elblogdeisabelhada.blogspot.com/